San Zenón: A 90 años de la furia

Santo Domingo, RD.-Cadáveres es­parcidos por doquier, la ciudad ente­ra hecha añi­cos, olores nauseabundos por la putrefacción de los cuerpos inertes de aque­llos que no tuvieron opor­tunidad de cobijarse en una estructura resistente a los vientos huracanados del ciclón San Zenón.

Ese ambiente de pesa­dilla era descrito hace 90 años por los periódicos de la época que detallaron una cronología de cómo aquel monstruo atmosféri­co se tragó a la República Dominicana.

El periodista Oscar De­lanoy en un artículo titu­lado: “Recordando la tra­gedia”, publicado en el LISTÍN DIARIO, se encar­gó de escribir en síntesis todo lo ocurrido aquel 3 de septiembre de 1930.

“Las 11:00… El viento arrecia, la lluvia se hace intensa, la gente divertida se entrega a esparcimien­tos con motivo del fenó­meno que se avecina… Las 12:00… la una de la tar­de… La temperatura toma incremento…Las casuchas débiles comienzan a ceder al ímpetu del viento enco­rajado…Las dos…El ciclón entra en su periodo devas­tador: las gentes compren­den la magnitud de la des­gracia que les amenaza y huyen de la muerte, bus­cando asilo en las viviendas más robustas… Y en vano…, todo cede a la presión furiosa del vendaval..

El artículo prosigue: “Las tres… la ciudad está en ruina… Veinte minutos de claridad misteriosa… cen­tenares de cadáveres, milla­res de heridos y mutilados yacen bajo los escombros de las nuevas barriadas des­truidas…Lamentos de do­lor, gritos de espanto….las tres y veinte de la tar­de…De nuevo el imperio del vendaval…el terror in­vade las almas desoladas…El cielo pretende echar por tierra toda la obra de más de un siglo de esfuerzos…Las cuatro…las cinco…las seis….El ciclón se aleja…La ciudad está en escombros…La muerte y la desolación reinan por doquiera”.

De acuerdo a los registros de la época, el huracán rozó tierra dominicana a la altu­ra del cabo Caucedo, donde está ahora el aeropuerto Las Américas y penetró a tierra a la altura de Villa Duarte, en­tró a Santo Domingo en di­rección noroeste y cruzó to­da la isla hasta salir por Cabo Haitiano, en Haití.

San Zenón destruyó en menos de tres horas casi to­da la ciudad. La zona me­nos afectada fue la colonial, pero los barrios al norte y al oeste de las viejas murallas fueron casi completamente barridos. Se estimaron más de tres mil muertos.

La cantidad de muertos de San Zenón era tan gran­de que las autoridades deci­dieron quemarlos en gran­des piras que se levantaron en lo que se llamaba la pla­za de la Colombina, hoy parque Eugenio María de Hostos.

Estado de Emergencia

Al día siguiente, el dicta­dor Rafael Leónidas Truji­llo se vio obligado a decla­rar el estado de emergencia nacional debido a las devas­taciones y luego de que Es­tados Unidos le negara un empréstito de 50 millones de oro americanos que ha­bía solicitado para enfren­tar los daños ocasionados.

La Ley de emergencia en ese momento fue propues­ta por Willian Duna, conse­jero financiero del gobierno y la misma permitió seguir pagando los intereses de la deuda externa.

Fuente: Listín Diario

Autor Admin

Somos un medio de comunicación digital que suministra noticias e informaciones fidedignas en el ámbito local, regional, nacional e internacional.

Te Puede Interesar

“Mantequilla” visita la DGII y escucha lo que dice

Wilkin García Peguero, alias Mantequilla, quien está bajo la mira de las autoridades porque “multiplica” lo que invierten sus clientes sin que el sistema financiero estatal tenga constancia de sus operaciones, visitó una de las oficinas de la Dirección General de Impuestos DGII y esto fue lo que dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.